Inicio > Guillermo Ibarra > Alfredo Di Stefano, el emperador de Madrid

Alfredo Di Stefano, el emperador de Madrid

El pasado 4 de julio cumplió 86 años Alfredo Di Stefano , el de la melena rubia del área, el de los 694 goles. El primer gran futbolista, porque convertía, defendía y organizaba el juego. Fue el generador de que el Real Madrid sea uno de los equipos más grandes del mundo; con la Saeta rubia como jugador el Merengue ganó ocho ligas (entre 1953 y 1964); una Copa del Rey, cinco Copas de Europa (56-57-58-59-60), dos Copas latina y una Intercontinental (1960). Hoy es el presidente honorífico (desde el 2000), yo creo que algo bien habrá hecho.

Dice la historia, que un día el Real Madrid salió de gira por América y se encontró en Colombia con un tal “Minellita”, que dicho sea de paso les pinto la cara. “Minellita” era Di Stéfano, quien jugaba en Millonarios y se había ido de Argentina por la huelga de jugadores de 1948. Los merengues lo vieron y quedaron enamoradores en una época en la que no importaba la altura, (media 178cm), ciegos, por lo tanto en 1953 lo contrataron y ahí comenzó una historia de amor. Además de ganar, jugó 510 partidos y marcó 418 goles.

 

Di Stéfano es un reconocido hincha de River, socio desde los 7 años, allí debutó y fue campeón en dos oportunidades (1945-1947). Hizo 64 goles en 85 partidos. Allí también fue técnico, lo sacó campeón, y fue el primero que se peleó con el Beto Alonso, tal es así que el Beto le dio a elegir a la dirigencia de River entre él y Di Stéfano, a Alonso lo mandaron a préstamo a Vélez por una temporada.

La Saeta rubia había vuelto a River en 1981 para sacarlo campeón, pero también para reivindicarse, porque antes había sido entrenador de Boca, con quien ganó el Nacional 1969 y la primera Copa Argentina de la historia. En ese año Boca logró algo histórico, empató 2-2 con River y dio la vuelta olímpica en el mismísimo Monumental.

Su carrera como técnico fue bastante extensa porque dirigió a once equipos entre 1967 y 1991. Boca y River se destacaron por ser el clásico argentino, algo parecido hizo en España, porque siendo emblema del Real Madrid se puso el buzo del Rayo Vallecano, el clásico de Madrid. Pero además fue campeón en dos oportunidades con el Valencia (Liga 1971-Recopa 1980).

Como sí fuera poco, dirigió dos veces al Real Madrid (1982/84).Sí, le dio su vida. La segunda vez fue un interinato, allí fue cuando tomó la decisión de retirarse de la profesión, y lo hizo por la puerta grande, como campeón de la Supercopa de España. En 1990 le ganó 4-1 al Barcelona en el Santiago Bernabeu en lo que fue una despedida ideal, como campeón de España.

Di Stéfano siempre dijo que él solo era un jugador de equipo, pero en el sitio del Real Madrid, al jugador que ganó dos balones de oro (1957-1959) lo presentan como “El mejor de todos los tiempos”. Como no darle ese título, la capital española se rinde a sus pies (694 goles en 897 partidos).

 

Anuncios
Categorías:Guillermo Ibarra
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: